El gas natural será el próximo combustible de uso profesional

Por quirgroup.

Scania mantiene su apuesta por este tipo de combustible para cubrir tanto el transporte de distribución con el GNC como el de larga distancia con el uso del GNL que ya ofrece una autonomía de 1.000 kilómetros.

El Gas natural se perfila cada día más como el medio para dar una respuesta eficaz frente a los nuevos retos que plantea el transporte de mercancías por carretera en diversos ámbitos, aunque muy especialmente en el transporte urbano de distribución, donde ya han empezado a plantearse restricciones al tráfico en determinadas zonas para vehículos pesados con motorizaciones diesel.

La solución de transporte de gas natural conlleva una reducción en la huella de carbono, entendiendo esta como la cantidad de CO2 que se produce debido a un proceso determinado, que diversos estudios cifran en torno a un 15/20% , comparado con las soluciones actuales diesel.

Pero quizás una de las ventajas que aporta el Gas natural como combustible profesional sea la de poder disponer de él en diferentes estados, como gas comprimido (GNC) o licuado (GNL), y cada una de ellas con unas particularidades que la hacen más interesante a la hora de cubrir un tipo de transporte específico.

Este entorno cada vez más favorable para la proliferación del uso del Gas natural como combustible alternativo, no sólo se asienta en los beneficios obvios que ofrece en materia medioambiental, sino también porque España se perfila como uno de las países mejor preparados para la distribución del gas licuado al resto de Europa.

En este contexto Scania es, junto con Iveco, el fabricante que más decididamente ha apostado por este tipo de energía, como una alternativa real a los combustibles fósiles y cuenta con una importante flota que ya circula por España, en torno a 4.000 vehículos pesados, aunque la gran mayoría de ellos son para usos municipales (RSU, sobre todo).

Esta apuesta, sin embargo, cubre buena parte de las actividades de transporte, gracias a las diversas características que aporta el Gas natural, en función del estado en que se utilice. Así, para las aplicaciones de distribución urbana y vehículos municipales, Scania cuenta con una oferta de vehículos rigidos propulsados por CNG, que con una configuración de ocho botellas dan un almacenamiento de 130 kg (640 litros) de CNG, que nos otorgan una autonomía de 200 km, en el caso de los vehículos de distribución, ésta puede llegar hasta los 250-300 kilómetros.

Para las aplicaciones de larga distancia, el uso del gas licuado (GNL) es el más recomendado, pues la alta densidad a la que se almacena en los tanques criogénicos (estos tanques deben ser capaces de mantener una temperatura de -125 grados) posibilita que se alcance una autonomía de hasta 1.000 kilómetros, montando en el chasis dos depósitos.

Respecto a las configuraciones con que cuenta Scania para asumir este tipo de propulsiones, de momento, y a la espera de otras mecánicas de mayor potencia, se ofrece un bloque exclusivo para gas natural, sobre la misma plataforma del motor diesel euro 6 , pero que funciona en ciclo otto y con potencias de 280 y 340 CV , con un par de 1.350 y 1.600 Nm, respectivamente. La gama se ofrece en cabinas de la serie P , todas ellas asociadas a un cambio Allison y serie G, en la que se puede optar por el cambio automático Allison un uno manual de 12 machas Scania.

Ventajas e inconvenientes

A día de hoy las propulsiones de gas natural para uso profesional aún deben enfrentarse a algunas limitaciones importantes que, sin duda, están frenando su expansión a mayor ritmo. Entre ellas, desde scania apuntan en primer lugar el mayor coste de adquisición de los camiones (en torno a un 25% más caros), el coste de mantenimiento algo mayor y una cierta complejidad operativa, sobre todo derivada de que actualmente la red de abastecimiento en nuestro país presenta todavía “zonas oscuras”, zonas geográficas sobre todo en el suroeste de la península donde podemos encontrar problemas de abastecimiento.

Frente a estas desventajas, el gas natural ofrece, a día de hoy, un menor precio del combustible, una disminución importantísima d la huella de carbono y, un aspecto importante a corto plazo: una solución frente a las tendencias actuales de incrementar las restricciones en las grandes ciudades.

Fuente: www.autonomosenruta.com