Sostenida demanda de equipos de GNC para los automotores

Por quirgroup.

La leve baja en el precio de la nafta que autorizó el gobierno nacional a fines de 2014 no detuvo la sostenida venta de equipos de GNC en la ciudad. El dato fue entregado por la cámara que agrupa a esos empresarios.

La misma tendencia se observa desde otro costado. Desde la organización que nuclea a los propietarios de estaciones de servicio locales dicen que en diciembre y enero último cayó el consumo de los combustibles líquidos (nafta y gasoil). A la par, y a contramano, sostienen que la comercialización de GNC se incrementa.

En noviembre del año pasado el gobierno nacional dispuso que el GNC fuera modificando su precio al público a la par de lo que sucediera con el costo de la nafta súper.

Después de eso, desde el 1º de enero se resolvió que los combustibles líquidos disminuyeran su valor en los surtidores un 5 por ciento. Sin embargo, la reglamentación de esa medida en particular no obligó a los comerciantes a bajar el precio en el caso del gas natural. Según explicaron fuentes del sector, el valor del GNC, en la práctica, sigue siendo libre y “depende de lo que determine cada estacionero”.

Es por ese motivo que hay tanta dispersión a lo largo de todo el país: mientras en la ciudad de Buenos Aires puede valer hasta 2,69 pesos el metro cúbico, en el interior el GNC (como sucede en Córdoba, el lugar que tiene uno de los precios más altos) llega a 6 pesos.

El amperímetro no se mueve

Como sea, lo cierto es que la baja del 5 por ciento en la nafta no modificó en nada el sostenido nivel de venta que vienen mostrando los equipos de GNC en la ciudad.

Eso es lo que expresan desde la entidad que agrupa a los instaladores. La clave, señalan, está en la gran diferencia de precio que sigue existiendo entre el gas y los combustibles líquidos.

“La verdad es que no influyó porque lo que sigue ahorrando la gente con gas es muy importante. Ese 5 por ciento que cayó la nafta es casi insignificante como para que se tenga en cuenta a la hora de invertir en un equipo de GNC”, señaló Ricardo Ciavarro, presidente de la Cámara de Instaladores de GNC de Rosario.

El empresario explicó que, cuando con un auto a nafta se gastan 100 pesos, con GNC el costo del mismo recorrido ronda los 30 pesos.

Tras eso agregó que en enero y febrero la venta de equipos baja por una cuestión estacional. Igual, dijo que el primero “no fue un mes malo” y recordó que en 2014 la comercialización estuvo marcadamente por arriba de 2013. Las fuentes consultadas estimaron que esa suba rondó el 40 por ciento.

El incremento se dio a pesar de que el precio de los tubos y su colocación vienen en aumento. Un cilindro convencional (símil a unos 18 litros de nafta) ya cuesta más de 12 mil pesos y uno de última generación (de “presión positiva”) no se consigue por menos de 14 mil.

Dos meses «apíticos»

El paso cada vez más pronunciado de vehículos al GNC también se percibe en las estaciones de servicio.

Si bien es pronto para establecer una tendencia, en los últimos dos meses la comercialización de combustibles líquidos cayó en la ciudad. El dato llamó la atención a los empresarios del sector.

“En lo que tiene que ver con la venta de nafta, diciembre y enero fueron atípicos con relación a períodos anteriores. En ambos casos la venta bajó si se compara con años atrás. Diciembre suele ser el mes de mayor expendio del año y esta vez (por el de 2014) eso no se notó tanto”, señaló Rubén Fernández, vicepresidente de la Cámara de Estaciones de Servicios, Garages y Afines de Rosario (Cesgar), aunque no se dieran cifras concretas.

La tendencia fue corroborada por otras fuentes del rubro, para quienes la caída se enmarca en la retracción general del consumo que se percibe.

Igual, el GNC parece mantenerse al margen de eso. Fernández dijo que –a contrapelo– la entrega creció “en estos últimos 60 días”.

“Es claro que estamos hablando de dos mercados distintos. La nafta la sigue consumiendo aquel tiene un poder adquisitivo un poco mayor. El GNC aún tiene mucha ingerencia en los vehículos que se utilizan para trabajar. Igual, al margen de eso, la venta de gas natural vino subiendo levemente durante todo el año pasado”, manifestó el dirigente de Cesgar.

Según expresan en la cámara, en Santa Fe hay 135 estaciones de servicio que expenden gas natural comprimido y, se estima, están registrados más de 130 mil rodados con equipos de GNC.

fuente: arroyodiario.com.ar